log in

188 AÑOS DE LA BATALLA DE TARQUI

Valora este artículo
(1 Voto)

escudo iwia

 

Hacer reminiscencia de los acontecimientos importantes que protagonizó el Ejército Ecuatoriano es revivir y resaltar la historia de nuestra patria. Es innegable que nuestra institución constituye la génesis y la presencia histórica de nuestra nacionalidad, donde su organización estuvo orientada a sostener las diferentes acciones de armas que decidieron la independencia de un pueblo aguerrido y sediento de libertad.

Este día exaltamos el triunfo de Tarqui, hecho emblemático de gloria que representa para la patria una historia de libertad, valor y honor, que dejó un especial legado.

Con una atenta mirada al pasado, recordemos que luego de la independencia del Perú, Bolívar abandona Lima en el año de 1826, para solucionar los graves problemas que se planteaban en la Gran Colombia.  Este hecho fue aprovechado por el gobierno y ejército peruano para eliminar las influencias gran colombianas y poder incluir dentro de su territorio a la nueva República de Bolivia, así como también al Departamento de Azuay y a la ciudad de Guayaquil.

El 28 de noviembre de 1828, el general José Domingo de la Mar, al mando de una poderosa fuerza, integrada por tres divisiones, cuyo comandante en Jefe era el general Agustín Gamarra, penetró en territorio gran colombiano, ocupando Loja y luego, en los primeros días de enero de 1829, llegó con sus tropas hasta el Portete de Tarqui, al sur de Cuenca, donde se preparó para avanzar sobre la cuidad.

El general Juan José Flores, Jefe del Distrito del Sur, se trasladó hacia Cuenca, organizando la defensa, al mando de un Ejército de 4000 hombres, en espera de la llegada del general Antonio José de Sucre, a quien Bolívar le había encargado la conducción del Ejército gran colombiano.

Sucre y Flores se prepararon para la Batalla, los dos generales conocían de la superioridad numérica de las fuerzas peruanas, solo había un camino a seguir, unir el valor a la estrategia.

Las fuerzas gran colombianas conformaron dos divisiones, la Primera con los batallones: Rifles, Cazadores del Yaguachi y Caracas, con los granaderos de caballería del Segundo y Cuarto escuadrón de Húsares, al mando del coronel Luís Urdaneta.

La Segunda División, con los batallones: Cedeño, Quito, Pichincha y Cauca, con los granaderos del Tercer Escuadrón de Húsares y Dragones del Istmo. Bajo las órdenes del coronel Arturo Sandez.

La histórica batalla fue sangrienta y llena de demostraciones de heroísmo, pero el liderazgo de Sucre, el coraje de Flores y la determinación de sus soldados pronto dieron sus frutos. Las tropas peruanas fueron derrotadas en todos sus frentes, obligándoles a replegarse en franca retirada, hacia los desfiladeros de la meseta de Tarqui, para luego huir en desbandada.

El éxito de las fuerzas gran colombianas se debió a la excelente ubicación de las tropas de Sucre en el terreno, como a la magnífica concepción táctica estratégica que impidió que las divisiones peruanas puedan formar en orden de batalla.

Tarqui es para los ecuatorianos un hito histórico glorioso ya que confirma la identidad y nacimiento de nuestro glorioso Ejército Ecuatoriano, acción con la que se demostró el valor de nuestros patriotas, en defensa del irrenunciable patrimonio territorial que fue mancillado por las ambiciones expansionistas.

La historia la escriben los pueblos y mantenerla viva le corresponde a los soldados de hoy. Quipaipán, Pichincha, Tarqui, Paquisha y el Alto Cenepa están en el corazón de los ecuatorianos y se constituyen en hitos de gloria en nuestra identidad. Heroísmo, sacrificio, obediencia, lealtad y renuncia son las herramientas ideales para desafiar a la muerte. Estos héroes y mártires alumbran el camino y guían los pasos, sobre todo en las horas sombrías. Esas son las virtudes que caracterizaron a Rumiñahui, Quisquis, Calicuchima, Calderón, Sucre, Bolívar, Ortiz, Molina, Pilco, Calles, entre tantos más personajes que cimentaron la identidad institucional.

¡Soldados de nuestro Ejército: no olvidéis que tienen una institución al servicio de la patria; que exige a sus hombres manejar el sable, símbolo del mando y liderazgo, y la pluma, símbolo del conocimiento, para hacer de ellos un uso equilibrado, un sabio instrumento para el engrandecimiento del Ecuador, ese Ecuador que todos amamos, que todos juramos defender, que todos debemos cuidar, que todos debemos aunar esfuerzos para su progreso, en cada uno de los niveles y ámbitos que nos corresponden, sea en el campo, en la ciudad, en la fábrica, en la escuela, en la iglesia, en la montaña, en el valle, en el mar, en el cielo, en el cuartel  Los ecuatorianos tendrán siempre a un Ejército enraizado profundamente en el alma de la patria!

Que privilegio tenemos hoy todos de poder evocar, en este día de febrero,  el centésimo octogésimo octavo aniversario de nuestra batalla de Tarqui, que lo hacemos con regocijo, orgullo y, sobre todo, con gran civismo.

Con gratitud saludamos a todos los miembros del Ejército Ecuatoriano que se encuentran hoy en los diversos repartos militares a lo ancho y largo de la nación, como también allende de nuestras fronteras, cumpliendo misiones internacionales humanitarias de paz. A todos ellos extendemos el afecto, agradecimiento y abrazo por su dedicada y ejemplar gestión en bien de su patria.

Caminemos todos juntos por un futuro de paz y de progreso para nuestra sociedad y las generaciones venideras, retrayendo del pasado el ejemplo que nos legaron los héroes de las gestas de Tarqui y del Cenepa, quienes ofrendaron generosamente su vida en pos de un Ecuador grande, libre y soberano, donde por siempre la bandera tricolor flamee con hidalguía y honor.

¡Qué viva la gesta de Tarqui, qué viva la victoria militar en el Cenepa, qué viva el Ejército Vencedor, qué viva la Patria!       

MUCHAS GRACIAS.   

     


Revista Ejército Nacional, N. 185, 180 Años de la Gesta de Tarqui, Ciento ochenta años de presencia protagónica del Ejército Ecuatoriano, (Quito: Instituto Geográfico Militar, 2009), 16.

 
 
     
  • MSRP: price
  • Genre: Action
DIRECCIÓN: 

 Franja 1

AV. Padre Luis Jácome S/N

Fuerte militar Amazonas

Telf.: +593-3 2795 738

Shell - Pastaza

Ecuador